En vivo...

Estás escuchando...

Milenium Clásica

Panorama Mileniumtwitter @fmmilenium facebook @fmmilenium

Desde la  fábrica de tabaco, pasando por los sabores de su gastronomía hasta su arquitectura. Visitar la isla es revivir la historia del pasado. Qué hacer en la capital cubana.

 

Auténtica, nostálgica y sumamente colorida, así es la capital cubana. La Habana es sin lugar a dudas una visita obligada para los que buscan aventurarse en un viaje distinto por una ciudad que se detuvo en el tiempo. Caminar por sus calles angostas, disfrutar de su arquitectura de época, sentir los aromas, y sus ritmos. Con mucho para ofrecer, una guía de los siete lugares imperdibles para visitar

-Caminar por la Habana Vieja, Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1982 es la zona más antigua de la ciudad. Es famosa por sus plazas, monumentos, iglesias castillos y fortalezas que alguna vez protegieron a la ciudad de piratas y coloridos edificios que dan testimonio de su dorada época colonial. Si toda la isla garantiza un viaje en el tiempo, en la Habana Vieja esa expresión cobra su máximo sentido. Un paseo diferente y único para realizar es durante la noche, ya que se puede transitar sin problemas a toda hora.

-Visitar el Museo de la Revolución, El antiguo Palacio Presidencial alberga desde 1976 el museo. Este majestuoso edificio fue ideado en 1909 por los arquitectos Rodolfo Maruri y Paul Belau siguiendo los cánones del Eclecticismo. La historia de la Cuba desde el fin de la dictadura del General Batista hasta cómo asumió el poder Fidel Castro, todo rodeado de hermosas escaleras de mármol, techos altos y una hermosa vista al mar.

-Un paseo en autos clásicos, Recorrer desde el centro de La Habana hasta el glamoroso barrio de Miramar en un coche descapotable como un Belair Chevrolet o un Ford Fairlane es un verdadero viaje en el tiempo. Rosa, amarillo, azul, violeta. Las diversas versiones disponibles para alquilar le brindan aún más vida a la capital de Cuba.

Beber un mojito en La Bodeguita del Medio, El escritor estadounidense Ernest Hemingway fue un enamorado de la isla, y la eligió como lugar sagrado para trabajar. Se reunía junto a otras figuras de la literatura para disfrutar de un cóctel típico, según el propio artista, el mejor de la ciudad.

En este emblemático restaurante es posible degustar la cocina local. Entre lo más recomendado está "la ropa vieja", y los turistas pueden dejar sus huellas en las paredes, lugar por donde también pasaron celebridades mundiales y políticos.

-Fábrica de tabaco, Una parada obligatoria en el recorrido por esta colorida ciudad. La tradicional empresa de puros Partagás ofrece una visita guiada que permite adentrarse en todo el proceso de elaboración, desde el secado de las hojas hasta que llega a las manos de su cliente. Fundada en 1845, es una experiencia imperdible donde aún se conserva la tradición más antigua de La Habana.

Además de aprender sobre los cigarros, sus tamaños, aromas, gustos es posible disfrutar de la hermosa arquitectura del lugar.

-Comer en un paladar, Una experiencia gourmet singular, estos sitios pertenecen a casas de familias que se dedican a la cocina local. En la mayoría se puede degustar la gastronomía típica cubana, fruto de la fusión de la cocina española, africana y caribeña, acompañado de la gaseosa local: TuKola.

-Social Club Buena Vista, Imposible pasar por Cuba y no disfrutar de sus sonidos tan característicos. Ritmo, alegría, y percusión. La mejor música local con prestigio internacional se puede escuchar durante una cena show con todas las comodidades.

Atardecer en el Malecón, Siete kilómetros para contemplar la panorámica vista de la ciudad, desde la Avenida Antonio Maceo hasta la fortaleza Santa Dorotea de Luna. Un punto de encuentro entre pescadores, artistas, y muchos turistas que permite disfrutar la isla desde otra perspectiva.

Fuente, Infobae.